Herramientas de apoyo que se pueden ofrecer a los estudiantes adolescentes

La adolescencia es una de las etapas más complejas que transita el ser humano. No has dejado de ser un niño pero tampoco eres un adulto.

Por lo que un adolescente se puede comportar ambivalentemente en estos dos extremos ocasionando una confusión mientras su cuerpo está sufriendo todo un cambio físico y hormonal.

Y para encuadrar más esta complejidad, la adolescencia ocurre durante una de las etapas más exigentes de su educación que es la educación secundaria y la preparatoria.

Etapas del Desarrollo Humano by Karina Zamora on Prezi Next

Deben por lo tanto, tomar decisiones complejas y continuar con su crisis tipo crisálida.

Efectivamente, no es sencillo ser adolescente, sin embargo, todos pasamos por esta etapa y es gracias a los apoyos de los padres y profesores a superar de la mejor forma esta etapa tan compleja.

Es por ello que el apoyo del binomio padre – escuela es lo mejor y contar con una planificación es clave para ayudar a un adolescente a estudiar mientras hace malabares con las tareas en múltiples materias.

Aspectos como este se apoyan sustancialmente en nuestro colegio por lo que es un punto que nos distingue dentro de la red de escuelas en Lindavista en donde hemos visto pasar a varias generaciones de estudiantes adolescentes en nuestras aulas.

Dado que las calificaciones realmente cuentan en la escuela secundaria, la planificación para estudiar es crucial para el éxito, particularmente cuando el tiempo del joven adolescente se dedica a actividades extracurriculares.

Cuando haya mucho que estudiar, ayuda a tu hijo a dividir las tareas en trozos más pequeños y a atenerse al calendario de estudio para que no esté estudiando para múltiples exámenes en una sola noche.

Recuerda a tu hijo que tome apuntes en clase, organízalos por materia y revísalos en casa.

Si las calificaciones son buenas, es posible que tu hijo adolescente no necesite ayuda para estudiar.

Sin embargo, si las calificaciones comienzan a bajar, puede ser el momento de intervenir.

La mayoría de los padres aún necesitan ayudar a sus hijos con la organización y el estudio, ¡no pienses que los adolescentes pueden hacerlo solos, por el simple hecho de que están en la escuela secundaria!

Puedes ayudar a tu hijo a revisar el material y estudiar con varias técnicas como preguntas simples, pedir la palabra que falta y crear exámenes de práctica.

En general, cuando un cerebro se encuentra activo a través de la compilación de información como escribir, leer, hablar y escuchar, es más probable que la información sea retenida.

Repetir palabras, releer pasajes en voz alta, reescribir notas o visualizar o dibujar información ayudan al cerebro a retener los datos.

▷ La técnica Feynman: el método para estudiar mejor y más rápido

Incluso si tu hijo adolescente solo está releyendo las notas, ofrécele examinarlo, enfocándote en cualquier hecho o idea que esté resultando problemático.

Anima a tu hijo a practicar problemas de matemáticas o ciencias.

Si el material está más allá de sus capacidades, recomienda buscar ayuda de un compañero de clase o del profesor, o considera conectarte con un tutor (algunas escuelas tienen programas gratuitos de tutoría entre pares).

Y recuerda que dormir bien por la noche es más inteligente que abarrotar.

Dedicarle muchas horas previas sin descansar adecuadamente antes de un examen, sencillamente mermara en el rendimiento. Así que un trabajo continuo y gradual siempre será mejor.